El deporte se encomienda a la inteligencia artificial: así la usará el Sevilla para fichar | Tecnología

El delantero del Sevilla Isaac Romero celebra su gol durante el partido con el Girona del pasado domingo.David Borrat (EFE)

El último fichaje del Sevilla no es habitual en los campos: no corre ni defiende ni remata y su físico es de otro ámbito. Y, sin embargo, va ganando terreno y se posiciona como un próximo jugador clave. Se trata de la inteligencia artificial (IA), cuya aplicación en el deporte, según la firma de investigación Mordor Intelligence, crecerá un 28.72% hasta 2026. Equipos como el inglés Liverpool, el Valencia español, el alemán Schalke 04, el Club América de México o numerosos equipos de las principales ligas de Estados Unidos ya la utilizan para fichajes, analizar el rendimiento de los atletas, desarrollar patrones de entrenamientos, abordar lesiones e identificar pautas de juego eficaces.

Para entrar en esta liga de equipos tecnológicos, el Sevilla se ha aliado con IBM, una de las multinacionales que, junto a Microsoft y Google, lideran la carrera de la inteligencia artificial. El club y la tecnológica han desarrollado una herramienta, a partir de una base de datos deportiva de 200.000 informes, que permite seleccionar a los jugadores a partir de sus características mediante la interacción con la máquina a través del lenguaje natural. “Hay otros clubes con más recursos y eso nos obliga a hacer las cosas de otra forma”, explica Elías Zamora, responsable del departamento de datos del Sevilla.

La herramienta utiliza inteligencia artificial generativa que, a diferencia de los sistemas convencionales que buscan en fuentes restringidas y arrojan resultados limitados, puede crear contenido inédito a partir de bases de datos complejas con un preentrenamiento y una fórmula de aprendizaje automático (machine learning). El resultado es más preciso y se puede perfilar o afinar a través de un diálogo directo con la máquina.

Durante la presentación de la herramienta, denominada Scout Advisor y concebida para ayudar a la selección de jugadores a partir de los informes de los ojeadores del Sevilla, la inteligencia artificial demostró que puede barrer en segundos los 200.000 informes del club y arrojar una lista de los futbolistas acordes a las características requeridas, con la identificación del equipo en el que juega, su precio, la caducidad del contrato vigente, el porcentaje de similitud con el ideal que se busca y una nota media en función de todos los parámetros utilizados.

Fernando Suárez, director de programas de IBM, explica que fichar es una de las acciones más complejas de un club al conjugar una alta inversión con un elevado grado de incertidumbre. “Hasta ahora se basa en personas que observan y analizan un número limitado de datos. La IA salva esta brecha”.

El resultado es frío. “El liderazgo o el carisma no lo detecta la máquina”, admite Suárez. Por eso, la decisión final es humana. “Es una fuente de información. La inteligencia artificial no nos hubiera dicho: ‘ficha a [Kylian] Mbappé cuando tenía 13 años”, bromea Zamora en alusión al deseado delantero del PSG.

Pero Emilio de Dios, jefe de los ojeadores del Sevilla, cree que se trata de una herramienta que ha venido a cambiar por completo la gestión: “Pasamos de la vela a la electricidad. Reduce a segundos lo que antes suponía 500 horas de búsqueda. Nos facilita el trabajo de selección final y nos permitirá elegir mejores jugadores”. La primera prueba efectiva será ya en la campaña de fichajes para la próxima temporada.

Riesgos

Pero la aplicación de la inteligencia artificial no está exenta de riesgos, también en el deporte. Alberto Carrio Sampredro, profesor de la Universidad Pompeu Fabra y autor de un marco jurídico y ético para su uso en este ámbito, advierte en su investigación: “La manipulación de los deportistas y de la competición son probablemente los más acuciantes. Pero hay otros, como la modificación radical de la gobernanza del deporte y las competiciones deportivas, que quedarán completamente mediatizadas por esta tecnología disruptiva”.

Javier Pérez Triviño, también de la Peompeu Fabra, detalla en otro trabajo las principales amenazas de la IA para los deportistas: la pérdida de autonomía sobre su rendimiento, la desigualdad de quienes carezcan de acceso a la tecnología, la pérdida del elemento humano de la práctica deportiva, la disrupción en la comparación de méritos y la pérdida de emoción de la competición. “La IA puede ser aceptada en el deporte, pero, en todo caso, deberán establecerse medidas que distingan los tipos de mejoras y que sean para garantizar el respeto a la primacía de los talentos naturales en el logro deportivo y la igualdad”, afirma.

Fernando Suárez, como responsable del programa tecnológico por parte de IBM admite las cautelas: “No vale cualquier tipo de IA”. En este sentido, el programa del Sevilla se ampara en la plataforma de la compañía WatsonX para garantizar que el sistema sea “abierto, preciso, escalable y gobernable”.

Pese a las cautelas, la IA en el deporte, como en el resto de ámbitos, experimenta un crecimiento pujante. El Liverpool fue uno de los primeros en contratar los servicios de DeepMind (Google) para ayudar en la toma de decisiones al entrenador.

Globant, LaLiga Tech y Microsoft se han unido para desarrollar proyectos vinculados al fútbol, baloncesto, rugby y tenis. La tecnológica Sparta Science utiliza la IA para monitorizar los puntos críticos físicos de los deportistas a través de un modelo que recopila hasta 3.000 datos de los cuerpos de los deportistas. El equipo de baloncesto Cleveland Cavaliers (NBA) y el de béisbol Colorado Rockies la usan y aseguran haber reducido en casi un 40% las lesiones de sus jugadores.

Los programas de Second Spectrum permiten evaluar los rendimientos individuales y de equipo, así como asesorar en decisiones de estrategia a los entrenadores. La NBA ha adoptado los sistemas para mejorar la información a los espectadores con gráficos automáticos.

En la Fórmula 1, la asociación con los últimos avances tecnológicos viene desde los orígenes de la competición y la inteligencia artificial de compañías como AWS (Amazon), Dell y Oracle se han generalizado para diseñar las estrategias de carrera.

Puedes seguir a EL PAÍS Tecnología en Facebook y X o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_